aprato

Palabra de Lector / Alce en Alaska

CUANDO TODO ESTABA PERDIDO

Una dolencia física muy aguda prometía oscurecer el safari. Pero la voluntad pudo más y finalmente apareció el soñado alce a 240 yardas.

POR RODOLFO CORNACCHIA

La caza del alce gigante de Alaska suele ser más exigente y demandante de lo que uno imagina, más aún cuando los astros parecen alinearse en contra. Sólo una perseverancia a prueba de balas y un irrefrenable impulso atávico de cazador, permitieron que pudiera obtener un inmenso alce medalla de oro del Safari Club International, que resultó estar entre los más grandes cazados durante la temporada. Sin embargo, para mí fue mucho más que eso. Fue la materialización de la voluntad y la camaradería. Fue, en el sentido más amplio de la palabra, un verdadero trofeo.

(Leer más en VIDA SALVAJE # 258 - ENE/FEB 2020)

 

 
2020 - Revista Vida Salvaje - Todos los Derechos Reservados