aprato

El arte del atado

Leñadora verde

Hay moscas que por su efectividad resisten el paso del tiempo y se convierten en verdaderas herramientas de trabajo, particularmente para un guía de pesca. Nadie puede negar la eficacia de una Wooly Bugger, sobre todo las modernas con patas de goma y chenille brillante en el cuerpo. Tampoco podemos dejar de notar que las moscas con conejo en el ala nacidas a partir de la Zonker son mortales. Por este motivo, la combinación de ambas moscas me ha dado muchas satisfacciones, especialmente pescando desde un bote y lanzando hacia orillas con abundantes troncos donde se ocultan buenas marrones. Originalmente las ataba con ojos de plomo, pero las cabezas Fish Skull de Fly Men Fishing Company o un conehead duran mucho más ya que no pueden salirse una vez atadas, como sí pasa con los ojos de plomo o bronce. La cabeza Fish Skull es menos pesada que un cono de bronce o de tungsteno, por lo que variando entre las tres posibilidades podemos adaptar muy bien esta mosca para usarla con líneas de flote o hundimiento.

POR MARCELO MORALES

(Leer más en VIDA SALVAJE # 237 -Marzo 2018).